SEGUNDO NÚMERO

EDITORIAL/ El tema central de este número de la revista Pensar en fotografía se inserta en los Medios tecnológicos de exploración fotográfica. El eje temático aborda, tanto la actualidad digital de la imagen fotográfica, como las exploraciones en su aparecer histórico. En las primeras décadas de su existencia fue objeto de innumerables investigaciones que involucraron procesos y dispositivos fotográficos. Fue, desde sus inicios, un campo abierto a la investigación tecnológica que históricamente, en su periodo análogo, abarcaron también las creaciones experimentales de las vanguardias históricas, en la primera mitad del siglo XX. Es en la revisión histórica que podemos situar el ensayo Cronofotografía de Felipe Baeza, quien realiza un recorrido desde los orígenes de este método fotográfico, cuya ambición estuvo siempre ligada a la captura del movimiento de los objetos, animales o seres humanos. La culminación de las exploraciones cronofotográficas se dieron en el siglo XIX, sobre todo con las experiencias científicas y artísticas de Jules Marey y Eadward Muybridg que anuncian el advenimiento del cine. La reseña presentada por Marianne Hoffmeinster sobre los artistas británicos Walter & Zoniel, nos inserta en un espacio donde pasado y presente se juntan. Las experiencias de los procesos analógicos de las sales de plata con la actualidad de la performance, traza un puente entre historia y contemporaneidad fotográfica. El texto de Andrea Meza, desde otra perspectiva, nos conecta también con la historia de las imágenes en Una pequeña historia en torno a la fotografía. La autora entrega un relato donde nos habla de la nostalgia y la memoria en su relación con las imágenes: desde el encuentro azaroso con un panel que le recuerda el Atlas Mnemosyne de Aby Warburg, hasta viejas fotografías de Chile que un día adquiere como curiosidad. Andrea conecta estos recuerdos con sus recientes trabajos digitales: sus “asteroides” que hacen guiño a las anamorfosis del siglo XVIII. Dirigiéndonos al contexto digital, el artículo de Macarena Rioseco, Entramado digital: la imagen digital como un sistema complejo, indaga sobre los procesos de abstracción geométrica que conforman la imagen digital. La autora habla específicamente de cómo la emergencia de un continuo en el procesamiento digital, puede ser fragmentado en un proceso reduccionista que nos devela lo que está detrás del mapa bit. Asimilando la complejidad del sistema a otros dominios interdisciplinarios, Macarena investiga algunos trabajos artísticos que   incursionan en este orden analítico, como por ejemplo, algunas pinturas de Paul Klee y, más recientemente, las experiencias pictóricas digitales de Rob y Nick Carter. Entre la fotografía análoga y la digital el texto de Constanza Cornejo, Autorretrato, se refiere a las maneras en que nos comportamos hoy con la representación fotográfica. La autora establece un vínculo entre las formas más canónicas de autorretrato hasta las más actuales. Constanza habla sobre los recursos e implementos para lograr un autorretrato desde espejos y sombras, hasta los métodos recientes relacionados con las selfies. Finalmente, el texto que nos presenta Eduardo Elgueta indaga sobre La posible inexistencia de la imagen fotográfica digital. El ensayo reflexiona en torno al carácter interpretativo de la imagen digital y la imposibilidad de acceder al momento constitutivo, de orden binario, de la fotografía digital. Esta limitante nos reduce a una recepción tan solo a partir de los medios periféricos de visualización. De esta forma el referente análogo se queda así perdido en las interpretaciones de los traspasos y traducciones entre los medios de captura y recepción. El texto nos guía a una reflexión sobre la fidelidad de nuestros recuerdos archivados digitalmente.   EDITORAS:


MÓNICA BENGOA VERA CARNEIRO   Volver a la PORTADA  

Anuncios